Desde una cancha de bolas criollas

I ¿Por qué insistir tanto en afirmar que “el barrio es ciudad”? ¿Por qué remachar la idea de que no podemos seguir refiriéndonos al barrio como un asentamiento “informal” sino, por el contrario, hablar de este como un fragmento fundamental de la ciudad? Valga la precisión: un fragmento fundacional de la ciudad que hoy habitamos. Porque en el momento en que Caracas se sacudió la tranquilidad de la vida pueblerina de finales del siglo XIX e inicios del XX, para entrar luego en esa “modernidad” tan cacareada, coincidieron la disponibilidad de potentes ingresos, que permitieron la ampliación de su infraestructura, con la llegada progresiva de un gran contingente humano que se sintió convocado a la gran fiesta de la construcción de la urbe.…