#OPINIÓN Columna Hablando Claro y Raspao por @AnibalSanchez: Una salida negociada que desemboque en elecciones

Luego del análisis de la actual situación del país, podemos aseverar que como lo reflejaban los últimos estudios de opinión nos encontramos ante un gobierno de facto, con poco apoyo popular propio «los números en encuesta GBAO cerrada el 28 de Abril le confiere al chavismo un techo sobre el 28%; y un 75% de los entrevistados consideran de Mala a Muy Mala la gestión de Maduro», los datos numéricos, noticias, demandas y denuncias reflejan que en la actualidad, tienen poca capacidad para gobernar, pero si pueden maniobrar, para resistir; reprimir y mover fichas a nivel nacional e internacional.

Mientras la oposición baja en su capacidad de movilizar masivamente a la población a convocatorias «aunque el descontento está presente y si logran la identificación del ciudadano con el objeto de la convocatoria; éste le responderá». Incluso el mismo estudio de opinión arroja que el sector que se autodefine completamente opositor es del 41% y la aceptación del Diputado Guaidó como líder de la oposición es sobre el 58%; Esto con un amplio apoyo internacional como se ha demostrado en las decisiones asumidas a nivel de la Organización de Estados Americanos, la Organización de las Naciones Unidad y la Comunidad Europea, le ha permitido configurar un bloque alrededor de los EEUU para actuar, hasta ahora de forma unificada en una ruta; le dio la oportunidad de poner en jaque al gobierno, pero sin lograr su desplazamiento o cese.

Luego de los sucesos del 30 de abril, que a la luz de la opinión pública era una operación de fuerza en la búsqueda de lograr el quiebre institucional de las Fuerzas Armadas, principal pilar del régimen de Maduro, se incrementaron las acciones de persecución y hostigamiento; peligrosos en medio de una conflictividad social, esta la manejan los medios oficiales como «producto de las sanciones económicas internacionales».

Ante unos escenarios de poco activismo organizativo a nivel local, se puede esperar que avancen las medidas adicionales a las alertas impuestas a funcionarios, vendrá un cerco; de ahí surge el comunicado de la secretaría de transporte prohibiendo viajes directos desde Venezuela a los EEUU como de retorno y posiblemente se agudice la situación económica y social, ante la imposibilidad o el encarecimiento de los servicios de entrega de mercancía.

A pesar de esto, Maduro y su cúpula con sus políticas erradas en materia económica y social; seguirán al mando de un aparato represivo. Mucho se ha dicho «el problema en Venezuela es el modelo por lo que enrosques de cargos y auxilios financieros no dan resultados», sus políticas solo han generado aumento de los niveles de pobreza, mayor deterioro de la infraestructura, el colapso de los servicios públicos, incrementó en el costo de vida, la escasez de alimentos, insumos y medicamentos; agudizando más la emergencia humanitaria compleja.

«Un escenario que obliga el abocamiento de todos en búsqueda de una solución; y esto pasa por el estudio de los procesos  que permitan superar la crisis».

A muchos les gusta el dicho de «todas las cartas están sobre la mesa” y entre las opciones de mayor consenso, esta la del Grupo de Contacto Internacional (GCI) conformado por: Francia, Alemania, Italia, España, Portugal, Suecia, Holanda y Reino Unido, así como Ecuador, Costa Rica, Uruguay y Bolivia. Esta coalición de países se propuso realizar todas las gestiones necesarias para contribuir a crear condiciones en Venezuela para que en un tiempo razonable se logre un acuerdo político que implique convocar nuevas elecciones presidenciales libres y justas en el país y que se realicen con supervisión internacional; para lo que se le dio un plazo de 90 días; y en su primera cita en Montevideo “contó con la presencia de México país que se ha mantenido neutral, y al igual que Noruega estarían dispuesto a mediar entre las partes, de ahí que ocurran los intercambios de visiones o conversaciones exploratorias en Oslo”.

Las gestiones se han venido dando de manera simultánea en varias latitudes, la semana pasada en el último encuentro del Grupo de Contacto en Costa Rica se aprobó el envío de una misión de alto nivel político a Caracas para explorar las posiciones de las partes en conflicto; esto fue presentado ante las 28 naciones que conforman el Bloque Europeo – “y ahí fue a dar el secretario de estado norteamericano, quien se dirigía a Rusia, a tratar entre otros el tema crisis venezolana, las posturas estuvieron claras, pero el canciller ruso dejó entrever la posibilidad de apoyar el mecanismo de Montevideo”.-

En posteriores citas como en Quito, el GCI ha expresado su interés en realizar esfuerzos para lograr la liberación de presos políticos y el levantamiento de la proscripción a los partidos políticos, la habilitación de dirigentes de la oposición así como ingreso de la asistencia internacional para atender las necesidades básicas, bajo los criterios internacionales, “de ahí que se hable de la instalación de una oficina en caracas para el seguimiento de la ayuda humanitaria”.-

El tema electoral me ha ocupado en los últimos 15 años como consultor independiente, o represente de alguna organización; nunca ha estado fuera de las agendas de ninguno de los encuentros a nivel de la Organización de Estados Americanos, Unión Europea o consejos de las Naciones Unidas y es que las elecciones podrían ser el eje central en cual giren los mecanismos de acercamiento o concertación.

Lo fundamental de la propuesta del Grupo Internacional de Contacto es que la opción debe ser venezolana, y el eje central de cualquier negociación debe ser la convocatoria a unas nuevas elecciones presidenciales. – “a lo que de acuerdo a la postura política del interlocutor le fijan un tiempo, para los opositores sería después del cese o salida de Maduro y otros agregan con otro árbitro electoral o CNE” – restándole el valor esencial de esta ruta como es que los mismos ciudadanos serían los protagonistas por medio de su voto – “por lo que se debe garantizar sean bajo un sistema que permita la competitividad, donde se refleje la voluntad del pueblo, bajo los estándares internacionales” – área está en que la OEA avanzó con la publicación de las normas ISO 17582 del 2014 y una revisión de Abril del 2019 la ISO 54001 para certificar organismos electorales.-

En la construcción del escenario los consultores políticos no pueden dejar aspectos “en el aire” como los resultados de elecciones en Panamá donde candidatos anunciaron en el calor de la campaña revisar postura en el Grupo de Lima; foro este que a partir de su último encuentro se fijó buscar el acercamiento con el Grupo de Contacto; “ambos coinciden en la necesidad que la solución al conflicto en Venezuela debe desembocar en unas elecciones”. Debemos lograr una visión compartida de la crisis; en la región entienden que la migración es un problema, el estado de violencia e inseguridad, así como el de escasez puede crear mayor conflictividad en las fronteras; la impunidad y afinidad ha permitido el establecimiento de grupos irregulares.

Ante esta problemática la dirigencia política; social y gremial del país tienen una responsabilidad muy grande, en el camino de crear una atmósfera que permita los encuentros y ensayos de evaluación; la ciudadanía debe evaluar toda la información “que se le suministre” pues podrían pasar a ser actores de una táctica que busque la imposición de otros intereses; Quédense con el dicho “Las Cartas están echadas y se activan todos los escenarios” para dejar abiertas todas  las posibles jugadas; recomiendo tener presente que a nivel de foros internacionales se maneja el axioma de: “no es un camino para la Paz, es La Paz el camino”.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *