El comisario Iván Simonovis evadió su arresto domiciliario

Foto: Caraota Digital

El comisario Iván Simonovis evadió de su arresto domiciliario la mañana de este jueves, informó una fuente a Caraota Digital.

Funcionarios del Sebin cerraron los alrededores de la residencia del preso político en La Florida, Caracas, denunció la esposa, Bony Pertiñez.

«No estoy en mi casa. Vecinos me informan que la calle de acceso está cerrada. En este preciso momento no tengo ninguna información sobre el paradero de mi esposo Simonovis. Durante días el Sebin ha estado amenazándolo con regresarlo a la cárcel», escribió Pertiñez a través de su cuenta en Twitter.

Vea también: ¿Otra bomba en la AN? Edificio administrativo cerrado por supuesto explosivo

Los funcionarios del Sebin pidieron, sin razón o motivo alguno, a los medios venezolanos, VPI, TVVenezuela y Caraota Digital, apagar los equipos. Mientras el abogado de la causa, Joel García, pudo ingresar hasta la residencia del comisario. Afirmó que luego dará declaraciones.

Simonovis, preso político de Chávez

Fue detenido en noviembre de 2004 y acusado por el gobierno de Hugo Chávez de los hechos de Puente Llaguno que tuvo lugar en Caracas el 11 abril de 2002, cuando fungía como comisario de la Policía Metropolitana.

El 3 de abril de 2009 fue declarado culpable por un tribunal y condenado a cumplir una condena de 30 años.

Durante su detención, la esposa del comisario solicitó atención médica para su Simonovis, que padece de osteoporosis y tiene un delicado estado de salud, razón por la que en 2014 las autoridades le dieron la medida de casa por cárcel.

El pasado 12 de abril funcionarios de la «administración» de Maduro le colocaron otro grillete electrónico al preso político.

A través de las redes sociales publicaron el vídeo donde se observa que le colocan el grillete en la pierna derecha. Acto seguido, el comisario de la extinta Policía Técnica Judicial (PTJ), actualmente Cicpc, le preguntó al uniformado si la medida también se lo han impuesto a los pranes o personas de alta peligrosidad

Al preso político lo obligan a tomarse tres fotos diarias sosteniendo un periódico, como una muestra de fe de vida.

 Información

Seguir leyendo en el medio que originalmente publicó esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *