Detenido, torturado y acusado de terrorista: el caso del joven mototaxista víctima de la PNB

Foto: referencial

Jonathan Batatima Noria, de 29 años, permanece herido de perdigón en una sede de la PNB. Fue arrestado el pasado 30 de abril a las 2:30 de la tarde y lo acusan de ser parte del alzamiento militar.

Un familiar del detenido relató cómo llegó a estar detenido. Betatima Noria se convirtió en unos de los detenidos por estar señalado de participar en el alzamiento. Así informó el diario La Verdad de Vargas en su página web.

Jonathan es albañil y mototaxista. Aquel 30 de abril estaba a kilómetros del conflicto pero aceptó hacer una carrera hasta La Bandera. Su hermano, Juan Carlos Batatima, contó que «se fue por la Francisco de Miranda y quiso tomar la autopista por Altamira. «.

«Ahí se dio cuenta de que no podía pasar, porque había un piquete de la GNB. Cuando se regresaba, los militares le cortaron el paso y se lo llevaron«, agregó.

Lea también: Detuvieron a mujer que mató a su amiga a martillazos en el Zulia

Juan Carlos agregó que tanto su hermano como su cliente fueron encapuchados. A ambos le dispararon a quemarropa con perdigones. Esa noche durmieron en una celda de la PNB en La Yaguara. Estaban heridos en la espalda y las piernas.

Tras esto, el Ministerio Público imputó a Jonathan y otras seis personas por delitos de terrorismo. Las prueba que usó el fiscal fue un chaleco antibala, un pasamontaña y armas que supuestamente le habían incautado.

Su hermano argumentó que eso es mentira. «A Jonathan lo sembraron. Si él tenía un chaleco antibalas ¿por qué tiene esa herida de perdigón en la espalda?«, dijo.

La familia del mototaxista se encuentra sorteando el retardo procesal ya que el tribunal 5° de Control del Área Metropolitana de Caracas impuso una medida cautelar de dos fiadores y cuatro testigos.

Jonathan está recluido en una celda denominada El Inframundo. Tiene una herida abierta y está hacinado con más de 20 hombres en un espacio pequeño. Debe dormir de pie.

Su familia debe tener, al menos, 10 mil bolívares para ir a verlo. En la sede de la PNB no le dan comida y por esos sus familiares hacen hasta cinco horas de cola para verlo y llevarle.

Su única recompensa es saber que Jonathan está vivo.

 + Información

Seguir leyendo en el medio que originalmente publicó esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *