Cuba se ofrece a Canadá para mediar con Maduro en la crisis de Venezuela

Cuba ofrece apoyo. El ministro de Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, expresó a su homóloga de Canadá, Chrystia Freeland, su voluntad de contribuir al diálogo con el Gobierno del presidente Nicolás Maduro en Venezuela, en un momento de búsqueda de soluciones a la grave crisis política y económica en el país.

Rodríguez ratificó la disposición de Cuba a aportar “iniciativas que promuevan el diálogo respetuoso” con el Gobierno de Maduro, según informó la Cancillería cubana en un comunicado tras el encuentro bilateral entre ambos, que se desarrolló a puerta cerrada durante más de dos horas en la sede de este ministerio en La Habana.

El canciller cubano matizó que su colaboración solo se produciría respetando la igualdad de los Estados, el derecho internacional y la proclamación de zona de paz en la región, y en concreto aludió al rechazo al uso de amenazas, fuerza o “medidas económicas coercitivas unilaterales”, en referencia a las recientes sanciones de EEUU a Venezuela.

Canadá es uno de los países que reconoce el liderazgo del presidente de la Asamblea venezolana, Juan Guaidó, mientras Cuba respalda firmemente a Maduro, su principal aliado político y económico.

La visita de Freeland fue anunciada con solo un día de antelación, y se produce pocas horas después de que trascendiera en medios noruegos que el Gobierno de Nicolás Maduro y la oposición venezolana negocian en Oslo una posible salida a la crisis que atraviesa desde hace meses Venezuela.

Según la televisión pública NRK, que cita fuentes próximas a las conversaciones, los contactos se iniciaron en Cuba y se han mantenido varias reuniones en un lugar secreto en Oslo con la mediación del Ministerio de Asuntos Exteriores noruego, que ha declinado hacer comentarios.

El jefe de la diplomacia cubana también transmitió a la canadiense su voluntad de continuar ampliando “en todos los campos” las “históricas y mutuamente beneficiosas relaciones” entre ambos países, que ahora pasan por un momento delicado debido al reciente cierre parcial de la embajada canadiense en La Habana.

Este se produjo por unos misteriosos incidentes de salud que afectaron a varios diplomáticos canadienses, similares a los que también padeció parte del personal de la Embajada de EEUU en Cuba y que también pasó a funcionar bajo mínimos.

En este sentido, Rodríguez expresó a Freeland su “preocupación” por los efectos negativos de la “infundada decisión canadiense de suspender los servicios de otorgamiento de visas a los ciudadanos cubanos”, que se produjo “sin la menor evidencia de riesgos para la seguridad de estos”, según citó el Ministerio de Exteriores en su comunicado.

Los jefes diplomáticos de Cuba y Canadá también tenían previsto abordar las consecuencias de la reciente reactivación del título III de la ley Helms-Burton por parte de Estados Unidos, que permite demandas en ese país a compañías extranjeras que operen en terrenos o inmuebles expropiados en la isla tras la Revolución de 1959.

Debido a que esta medida afectaría potencialmente a empresas canadienses que hacen negocio en Cuba, el Gobierno de Justin Trudeau aseguró que no reconocerá o aplicará ninguna sentencia emitida bajo el mencionado título III.

En esta línea, el ministro de Exteriores cubano agradeció este jueves a su homóloga el apoyo de Canadá a la posición de Cuba frente a la aplicación de la ley Helms Burton, indicó el comunicado de la cancillería, sin aportar más detalles.

Efecto Cocuyo

CategoríasEC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies